Melyra® con Revysol®:  soluciones sostenibles e innovadoras para el cultivo del maíz

Actualmente, el maíz es uno de los cultivos más importante en extensión para el Perú. En promedio se siembran unas 520 mil hectáreas de maíz al año a nivel nacional y alrededor de 82 mil familias dependen directamente de este cultivo, lo que demuestra su importancia socioeconómica para el país. Además, del total de dichas áreas, aproximadamente 300 mil hectáreas corresponden a maíz amarillo duro y 220 mil hectáreas son de maíz amiláceo.

Debido a la importancia de este cultivo, es necesario buscar alternativas e insumos que apalanquen la producción tecnificada, con el fin de aumentar la producción de forma eficaz, por ejemplo, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) la producción del maíz amarillo duro se redujo en 20.23 % durante el último año.

Por ello, para impulsar la producción de maíz en Perú, empresas como BASF trabajan no solo para ofrecer productos de alta calidad, sino también brindar la ayuda de profesionales y especialistas en el tema de cultivos para guiar a los productores a profundizar sus conocimientos en temas de cuidado de tierras, tiempos de cosecha, cultivos y los productos necesarios para garantizar la calidad y el mayor rendimiento en las siembras.

“Brindamos soluciones a los productores de maíz que los ayuden a incrementar la productividad de sus cultivos, contamos en nuestro portafolio con diferentes herbicidas, fungicidas e insecticidas que controlan una amplia gama de malezas, plagas y enfermedades en el cultivo. Sin embargo, es clave fortalecer estos insumos, por esta razón también ofrecemos soluciones a partir del conocimiento de nuestros profesionales e innovaciones tecnológicas que son casos de éxito en otras regiones del mundo, para ayudar a los agricultores a incrementar su producción y rentabilidad”, comenta Jorge Soriano, Gerente país de la división de Soluciones para la Agricultura de BASF Peruana.

Para ello, BASF ha desarrollado Melyra® con Revysol®, un fungicida sistémico translaminar, de amplio espectro que además presenta un excelente efecto residual sobre el cultivo. Gracias al poder flexible (Flexi Power) del Revysol®, la producción del maíz estará protegida, permitiendo un mejor desarrollo del cultivo.

La Mancha de asfalto es uno de los hongos que más ataca el cultivo de maíz. En primer lugar, este hongo causa unas pequeñas manchas en las hojas que, con el tiempo, se alargan y se transforman en zonas necróticas y si la enfermedad no es eliminada a tiempo, puede ocurrir la muerte de la hoja y de la planta. Sin embargo, con las innovaciones que ofrece BASF es posible evitar, controlar y eliminar los ataques de este hongo y de esta forma garantizar una cosecha más sana y productiva.

Además, Melyra®, con su química inteligente para un desempeño excepcional, protege la papa y la uva de problemas como la Alternaria (tizón temprano) y oidiosis. Entre sus beneficios resalta: fungicida con doble efecto, acción preventiva y herramienta antirresistencia por sus dos mecanismos de acción.

Para que los agricultores puedan mejora sus cultivos de maíz, se recomienda aplicar Melyra® en aspersión foliar, con equipo manual o mecánico con presión constante.

“Este innovador producto viene a ayudar al agricultor a mejorar el control de las enfermedades del maíz, que causan gran daño en la productividad del cultivo y por ende afectan la rentabilidad de las empresas”, agrega Soriano. 

Desde BASF seguimos trabajando para crear soluciones sostenibles para los productores, para lograr una mejor productividad en su labor de forma que generen valor para la sociedad y el medio ambiente, sin dejar de ayudarlos a lograr excelentes rendimientos.

A %d blogueros les gusta esto: