Citroën y BASF presentan el carro-concepto oli totalmente eléctrico

Ya no se trata del automóvil más rápido o más lujoso. Citroën y BASF han presentado el carro concepto oli, un ejemplo de lo mucho que se puede ahorrar reduciendo el peso y el uso de recursos. «Este carro-concepto muestra lo que se puede conseguir cuando los socios confían entre sí y se atreven a recorrer nuevos caminos», explica Uta Holzenkamp, Presidenta de la División de Pinturas, en representación del equipo automotriz de BASF. «El resultado es un microcosmos de ideas y soluciones que van mucho más allá del concepto original».

Con una velocidad máxima de 110 km/h y una aceleración cercana a la del modelo 2CV clásico, el carro concepto gana en autonomía y mejora notablemente la duración de la batería. El enfoque minimalista allanó el camino para un diseño vigoroso e innovador. Varios componentes se reinterpretaron radicalmente y se construyeron con materiales en un contexto diferente. Por ejemplo, el respaldo del asiento está totalmente impreso en 3D con un material plástico flexible (Ultrasint® TPU88A). La estructura de malla abierta proporciona un flujo de aire natural, sustituyendo toda la ventilación del asiento. Para ello, así como para la producción de una veintena de piezas, se recurrió a la experiencia de la oficina de servicios de impresión 3D Sculpteo en Francia, una marca de BASF. Y no vale la pena intentar encontrar un sistema de sonido o de navegación, no se consigue. Al fin y al cabo, la mayoría de los clientes tienen un teléfono móvil y un altavoz portátil, que pueden enchufar en el salpicadero y conectarse automáticamente al vehículo.

Menor complejidad, mayor sostenibilidad y diseño atractivo

Otra característica llamativa es que muchos de los nuevos componentes están diseñados y fabricados con materiales de la misma familia de productos químicos. Los componentes unidos y soldados de diferentes materiales son un reto en el reciclaje mecánico. Por esta razón, los diseñadores han creado el mayor número posible de componentes a partir de un único material. 

Este principio de simplicidad también se aplicó durante la producción. Al ser idénticas las puertas del conductor y del acompañante, se ahorra en herramientas de prensado y se reduce la complejidad. Lo mismo se aplica a todos los alojamientos de las ruedas y a los parachoques. El carro concepto oli es la prueba de que la sostenibilidad y el diseño atractivo no son contradictorios.

El color de la carrocería transmite perfectamente el concepto del automóvil. A primera vista parece un color blanco puro, pero se han añadido partículas de mica para resaltar la forma del carro. En contraste con el exterior, los materiales del interior -como los asientos y el piso – se han pintado de un naranja intenso.

La cocreación como clave de las nuevas soluciones

El fabricante de automóviles Citroën colaboró estrechamente con BASF durante el desarrollo y el diseño. Las soluciones innovadoras de la empresa química desempeñaron un papel fundamental en este esfuerzo de cocreación. «Proyectos como el desarrollo del carro concepto junto con Citroën son un gran impulso en nuestro camino hacia un futuro más sostenible», afirma Uta Holzenkamp. «Hace falta innovación y mentes creativas para unir las ideas de diferentes empresas». BASF lleva años aplicando una ambiciosa estrategia de sostenibilidad. Algunos de los principales pilares de esta estrategia son el proyecto ChemCyclingTM, que pone en práctica el reciclaje químico de plásticos, así como el enfoque de balance de biomasa, en el que los recursos fósiles se sustituyen por energía renovable en la producción.

Además de su experiencia en productos e ingeniería, BASF también pudo aportar su experiencia en diseño a través del Centro Creativo. «Aquí nació el proyecto», dice Alex Horisberger, director de diseño industrial de BASF. «En una visita al estudio creativo de Citroën, pudimos convencer a sus diseñadores con nuestros materiales y análisis de tendencias. Trabajar de igual a igual con los diseñadores de interiores y exteriores de Citroën fue un punto culminante para mí».

Laurence Hansen, Director de Producto y Estrategia de Citroën, ve la colaboración desde una perspectiva similar. «La colaboración con BASF ha sido un factor clave en el diseño de oli y en el desarrollo de un vehículo eléctrico que sea lo más divertido y eficiente posible en el futuro próximo. El innovador auto eléctrico contrarresta la tendencia de vehículos cada vez más pesados y complejos, centrándose en cambio en la facilidad y la simplicidad. Demuestra cómo reducir el impacto medioambiental al mínimo, al tiempo que devuelve la diversión de un vehículo eléctrico funcional», dijo Hansen.

La amplia gama de soluciones de materiales de BASF para un carro-concepto innovador

Muchas soluciones de automoción ayudan a poner en práctica esta idea: otro plástico de alto rendimiento de BASF se encuentra en los reposabrazos traseros y en el suelo interior. Infinergy®, un poliuretano termoplástico (TPU) expandido, también se utiliza en el calzado deportivo y en los suelos deportivos. Es elástico como el caucho, pero más ligero, más robusto y muy resistente a la abrasión. En el oli, el material proporciona una superficie agradable pero estable en los reposabrazos y el suelo. También amortigua el ruido y las vibraciones.

Además, se aplica una pintura especial para garantizar una vida útil extra larga. La pintura a base de agua NovaCoat-P es ideal para proteger los sustratos blandos contra la abrasión, la radiación UV, la suciedad y los productos químicos. Y como el suelo es impermeable, se puede limpiar fácilmente con agua. Aquí es donde los tapones integrados de Elastollan® resultan útiles, ya que se pueden retirar para drenar el agua y la suciedad.

El peso del exterior del vehículo también se ha reducido considerablemente, aumentando al mismo tiempo la estabilidad y la durabilidad. El capó, el techo y el maletero están formados por paneles que combinan el sistema de poliuretano Elastoflex® y el sistema de pintura en spray Elastocoat®. Gracias a la estructura de panal de abeja, estos paneles son tan estables que incluso se puede estar de pie sobre ellos. Esto forma parte de la funcionalidad del vehículo.

Utilizado para pintar la carrocería del auto, R-M® AGILIS® es otro producto de BASF que proporciona una mayor sostenibilidad. La pintura al agua tiene un contenido muy bajo de compuestos orgánicos volátiles (COV).

El e-coat CathoGuard® 800 protege la carcasa de la batería contra la corrosión, contribuyendo a un mayor ahorro de recursos. Destaca por su alto rendimiento y ecocompatibilidad, ya que está libre de estaño/HAPs y tiene un bajo contenido en disolventes.

Para más información sobre el oli, visite: Concept Car Citroën BASF

A %d blogueros les gusta esto: