Más del 50% de regiones presenta una alta prevalencia de anemia en niños menores de 3 años

Más de cinco millones de peruanos sufren de anemia en la actualidad, situación que se agravó por efectos de la pandemia, afectando principalmente el desarrollo de niños y niñas en etapa preescolar, informó la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), en el marco del Día Mundial de la Alimentación que se conmemoró este domingo 16 de octubre.

El presidente del gremio industrial, Ing. Jesús Salazar Nishi, señaló que más del 50% de las regiones del país tiene una prevalencia muy alta de anemia en niños de menos de 3 años, debido principalmente a una inadecuada alimentación, comprometiendo su desarrollo escolar, personal y su futuro profesional.

De acuerdo a un análisis del Instituto de Estudios Económicos y Sociales (IEES) de la SNI, 13 de las 25 regiones del país presentan una prevalencia muy alta de anemia en niños de menos de 3 años, siendo las regiones más afectadas Puno, Ucayali, Madre de Dios, Huancavelica, Cusco, Loreto, Apurímac y Pasco, con más de la mitad de infantes con anemia. Del mismo modo, 10 regiones tienen una prevalencia alta de anemia. Solo Tacna, Lima Metropolitana y Callao tienen una prevalencia moderada de anemia. Ninguna región del Perú muestra un bajo nivel de anemia.

 “La pandemia que afectó al Perú no solo perjudicó a la economía y a las empresas, sino que está poniendo en riesgo el desempeño de toda una generación de ciudadanos, especialmente en la zona rural donde casi el 50% de los niños menores de 3 años tiene anemia”, precisó el dirigente gremial.

Propuestas contra la anemia

Comprometidos con la lucha contra la anemia, la SNI propone tres iniciativas para ayudar a las regiones a salir de este problema que afecta la competitividad de los peruanos.

La primera propuesta tiene que ver con la ampliación del sistema de Obras por Impuestos, para que el sector privado pueda invertir en proyectos para mejorar la alimentación de los peruanos y combatir la anemia. La segunda medida consiste en fortificar la producción de alimentos como arroz para que llegue a más familias, a través de los mercados y los canales modernos de distribución como supermercados. Y la tercera iniciativa será diseñar un mapa por regiones para conocer el estado de la nutrición en cada zona productiva del país, y de esa manera aplicar soluciones de acuerdo a cada realidad.

“La anemia afecta el desarrollo psicomotor y cognitivo de los niños y niñas y su desempeño futuro en la edad escolar y adulta, exponiéndolos a enfermedades que pueden hacer mucho daño en un organismo con bajas defensa. Necesitamos trabajar juntos, el sector privado y el sector público, para reducir los alarmantes índices de anemia en el Perú”, enfatizó el Ing. Jesús Salazar Nishi.

A %d blogueros les gusta esto: