¿Por qué los adultos mayores deben hacer ejercicios?

Realizar ejercicios ofrece múltiples beneficios para la salud a cualquier edad. Sin embargo, cuando se tiene más de 65 años es clave para retardar la aparición de diversas afecciones, controlar enfermedades crónicas, mantener la independencia y evitar cuadros de ansiedad y depresión. Es muy importante buscar envejecer con la mayor funcionabilidad y autonomía posible.

El doctor Jorge Solari, médico internista y geriatra de la Clínica Ricardo Palma, señala que los ejercicios ayudan a los adultos mayores a evitar la pérdida de masa muscular (sarcopenia) y masa ósea (osteoporosis), a mejorar la circulación y la coordinación e incrementar el bienestar físico, emocional y social.

De acuerdo con las pautas de actividad física del Instituto Nacional del Envejecimiento de los Estados Unidos se debe realizar semanalmente 150 minutos (2 ½ horas) de ejercicios aeróbicos, de intensidad moderada, como mínimo. Caminar a paso ligero, bailar rápido, montar bicicleta o nadar son buenas opciones.

Lo ideal es entrenar por lo menos tres días a la semana. Además de efectuar rutinas para fortalecer los músculos como levantar pequeñas pesas (2 veces a la semana) o usar bandas de resistencias, subraya el especialista tras añadir que los ejercicios de equilibrio son claves para prevenir caídas.

CHEQUEO PREVIO

Antes de empezar a ejercitarse, visite a su médico para que le recomiende qué actividad física puede realizar tomando en cuenta su historia clínica y estado de salud actual (cirugía reciente, artrosis, diabetes o enfermedades del corazón).  Quizá le indique hacerse una serie de exámenes previos. Es buen momento para comentarle a su doctor, si presenta algún síntoma como opresión en el pecho, dolor en las articulaciones, mareos, dificultad para respirar, entre otros.

Cuando empiece con su rutina, tome las cosas con calma, poco a poco mejorará su condición física. El exceso de entrenamiento puede provocar lesiones, lo que hará que deje de hacer cualquier deporte. Para reducir el riesgo de esguinces y traumatismos comience con un programa de baja intensidad. No deje de calentar y estirar antes y después de cada entrenamiento.

El doctor Solari recomienda tomar agua antes, durante y después de la sesión de ejercicios, incluso si no hay sed. Vestirse con ropa y zapatos deportivos adecuados para la actividad que va a efectuar para estar lo más cómodo posible.

El ritmo de vida de una persona de edad avanzada cambia porque ya no puede desplazarse con la misma agilidad y rapidez; sin embargo, esto no significa que deba ser sedentario. Lo más recomendable es que haga deportes, en la medida de sus posibilidades para mantenerse en forma y con buen ánimo.

A %d blogueros les gusta esto: