Mejoramiento de la infraestructura de las entidades de salud en Perú

El sector salud debe enfocarse para poder evolucionar y seguir brindando un servicio continuo, respondiendo a las necesidades de sus pacientes de la mano de la tecnología. En este contexto, Schneider Electric, destaca la importancia de la adaptación de nuevas tecnologías en las infraestructuras, sin dejar de lado el manejo eficiente de recursos para alcanzar la sostenibilidad.

“Las entidades de salud, se ven obligados a maximizar el rendimiento de sus operaciones, a disminuir los gastos y a cumplir con los retos de sostenibilidad. Sin duda, un contexto que requiere cambios estructurales en las entidades, así como la implantación de nuevas tecnologías que ayuden a acelerar y a mejorar la toma de decisiones” afirma Gerónimo Arrieta, Líder del segmento Healthcare en Schneider Electric.

Pero ¿A qué retos se enfrenta el sector para poder mejorar su infraestructura ante las diferentes situaciones que enfrenta el país? Gerónimo Arrieta, nos da algunas señales que no se deben pasar desapercibidas:

  1. Inversión y adopción del IoT: No será la primera vez que se lee sobre esto. Sin embargo, pese a que este aspecto se ha venido fortaleciendo, los bajos ratios de adopción de esta tecnología en infraestructuras hospitalarias sugieren que aún quedan muchas dudas por resolver. Y es que, desde este punto, se desprenden tres beneficios más de su aprovechamiento.
  1. Confort de los pacientes: Según el estudio The mental side of recovery, el confort del paciente durante su estancia en el hospital incide directamente en su recuperación. Para esto, una de las opciones que ofrece Schneider, es la implementación de soluciones inteligentes en las habitaciones, que permitan controlar las condiciones ambientales (luz, climatización), así como tener acceso a información importante sobre su proceso (consultas, medicación, especialistas, fecha del alta).

Una estancia cómoda y una comunicación clara ayudan a reducir el estrés del paciente y a su pronta recuperación. Además, significa mayor accesibilidad a los servicios del hospital para el resto de los pacientes en espera.

  1. Sostenibilidad, cumplimiento de la Agenda 2030: Los hospitales al ser un lugar en donde se ofrece un servicio continuo, por lo general, son una de las tipologías de edificios que más emisiones de gases de efecto invernadero generan y, en consecuencia, también son un elemento crítico en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

El reto de la sostenibilidad requiere la definición de una estrategia que implique, entre otros, la definición e implementación de una hoja de ruta de descarbonización. Además de una estrategia de emisiones de los alcances 1, 2 y 3, y una estrategia de la gestión de compra de la energía, como por ejemplo los contratos PPAs.

  1. Resiliencia, servicio garantizado 24/7: La digitalización de los sistemas gracias al IoT también permitirá salvaguardar la seguridad de los pacientes y proteger las inversiones en equipos de alta tecnología, pues el funcionamiento de muchos de estos equipos es sensible a fallos eléctricos respecto a la red eléctrica de la instalación.

Una de las novedades tecnológicas para  esta industria es la plataforma EcoStruxure for Healthcare, la cual ha venido siendo adaptada por diferentes entidades del sector en la región, lo que les ha permitido reducir los riesgos de fallos en el suministro de energía, tener un mantenimiento predictivo a posibles problemas en la instalación que puedan tener un grave perjuicio económico y, sobre todo, un impacto negativo en la salud de los pacientes.

“Pese a que la inversión en infraestructura se ha fortalecido, es igual de importante tomar una parte para invertir en sistemas inteligentes de gestión de edificios” concluye Gerónimo Arrieta, un aspecto significativo que permite recoger y tratar datos para una toma de decisiones sólidas sobre el uso de la energía.

A %d blogueros les gusta esto: