Conoce cómo eliminar los tatuajes de manera efectiva con el Láser ND-YAG

Los tatuajes suelen representar un símbolo en la piel con relación a eventos o personas importantes que deseamos recordar siempre, convirtiéndose en una marca personal y, en otros casos, incluso observado como una pieza de arte. No obstante, si se decide eliminarlos, la medicina estética puede ser una gran aliada con tratamientos innovadores y no invasivos como el Láser ND-YAG, que ayuda a eliminar tatuajes cosméticos tales como el maquillaje permanente y la micropigmentación.

El doctor Erick Torres, del Centro de Medicina Estética de la Clínica Ricardo Palma, explica que este procedimiento fragmenta los pigmentos de la piel que serán eliminados por los macrófagos (células del sistema inmunitario) de nuestro cuerpo, encargados de metabolizar y eliminar las partículas de una manera segura y eficiente.

“El Láser ND-YAG es un procedimiento que no deja marcas ni cicatrices, porque se utiliza la luz láser en la zona donde se encuentra la tinta sin maltratar la piel. Además, no genera ningún tipo de cambio en la dermis y una vez que el proceso de regeneración y eliminación del pigmento termine, el área tratada quedará lisa”, dijo el especialista.

También añadió que este tratamiento es efectivo para los tatuajes cosméticos como son el maquillaje permanente y la micropigmentación. En ese sentido, los pacientes que quieran realizar la remoción de tatuajes deben buscar especialistas y centros médicos que cuenten con equipos de alta gama y seguridad. 

Existen diversos tipos de láser para la eliminación de los tatuajes, pero es imprescindible una evaluación previa y detallada del tipo de piel, así como de las características del tatuaje para que el tratamiento sea efectivo y se realice de manera segura. “El equipo láser tipo ND-YAG de nuestro Centro de Medicina Estética está diseñado para el tratamiento de todo tipo de pieles, especialmente las pieles latinas. Además, está dotado de un sistema tipo Q-Swicht que libera un pulso de gran energía en un tiempo extremadamente corto y que de manera específica actúa en el pigmento del tatuaje, pulverizándolo”, explicó el doctor Torres.

Adicionalmente, anotó que después de realizado este procedimiento se puede observar hinchazón y enrojecimiento en la piel, luego se formará una especie de costra que caerá, evidenciándose un tatuaje más claro. Por ello, el especialista recomienda no manipular la zona tratada, evitar tocar o rasparla y sobre todo no usar toallas o ropa áspera que pueda rozarla para que no caiga antes de tiempo. Por otro lado, el paciente debe evitar exponerla al sol, asegurándose de mantener los cuidados necesarios y seguir las recomendaciones del especialista. 

“Si tiempo después el paciente desea volver a tatuarse la zona tratada, el láser no va a generar cambios en la piel donde se aplique. Una vez que el proceso de regeneración y eliminación del pigmento haya pasado, la piel estará lista para otra eventual intervención”, finalizó el doctor Torres.

A %d blogueros les gusta esto: