Viruela de mono: la desinformación como uno de los factores del aumento de casos

La viruela símica o del mono, como se le conoce, es otro virus que ha puesto en alerta al mundo. En Perú, los casos confirmados hasta el 16 de agosto ascendieron a  867, informó el Ministerio de Salud (Minsa). De acuerdo con el Dr. Víctor Gómez Bocanegra, médico especialista en epidemiología, en los últimos 7 días el incremento de casos de la viruela del mono, comparado con la semana previa, fue de 53.5%.

“Para evitar la propagación de la viruela símica se tienen que tener las precauciones adecuadas. Principalmente, acudir al médico, si existe sospecha de haber sido contagiado, en caso de presentar lesiones en la piel, no tocarlas y evitar que otras personas toquen las secreciones de estas”, comentó el especialista durante el ‘Webinar Internacional sobre la viruela del mono, desarrollado recientemente por la Escuela de Posgrado Wiener.

Por ello, el especialista señala algunos mitos y verdades en torno a esta patología.

  1. Modo de contagio: El virus de la viruela símica puede contagiarse por saliva, y también mediante las secreciones de las lesiones de la piel.
  1. Los niños tienen mayor riesgo de tener complicaciones. Históricamente, la tasa de letalidad de la viruela símica ha variado entre el cero y el 11 por ciento en la población general, siendo un poco mayor entre los niños (según lo reportado por los países africanos). Hasta el 15 de agosto se tienen confirmados a nivel mundial 65,185 casos y solo 12 defunciones, ninguna en Perú, por lo que es considerada una enfermedad de baja mortalidad.
  1. Los inmunodeprimidos tienen mayor predisposición a la muerte. Sobre esta información no hay suficiente evidencia. Aquellos que han adquirido el virus siguen teniendo incluso tasas de mortalidad más bajas que la población infantil en África. Sin embargo, la condición en sí misma de inmunodepresión tiene un riesgo para sufrir complicaciones.
  1. Aún no existe vacuna en todo el mundo. Aunque se ha demostrado que la vacunación contra la viruela (erradicada en los 80 ‘s) confiere cierta protección, dicha inoculación no está disponible en ningún sistema de salud del mundo.
  1. Un paciente con la viruela del mono debe aislarse. Principalmente,  para no contagiar a las personas a su alrededor, por la alta contagiosidad del líquido de las lesiones. Y en el caso de ambientes hospitalarios, la movilización del paciente deben ser mínimas, y si es necesario, este deberá llevar mascarilla y se deben cubrir todas las lesiones que tenga. Evidentemente, la ropa se debe manejar como potencialmente infectante y su desinfección debe tener un manejo especial. Además, la realización de cualquier procedimiento que pueda propagar secreciones debe de realizarse bajo las medidas de protección específicas para evitar propagar la enfermedad.

El Dr. Víctor Gómez, señaló que el personal de salud que haya tenido contacto con estos pacientes deben ser monitoreados durante 21 días, que es el periodo de incubación.

Europa es el continente que, al principio de la emergencia sanitaria, reportaba el mayor número de casos. En la actualidad los países de Latinoamérica tienen el mayor número de infectados (hasta el momento son 92 países donde se ha hecho el diagnóstico del virus),  según la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Por lo tanto, la principal recomendación es prevenir, cuidarse y estar revisando constantemente la información que se publica por parte de las autoridades sanitarias del país (MINSA) e internacionales.

A %d blogueros les gusta esto: