Perú: Tres retos que las instituciones públicas deberán superar para acelerar la transformación digital dentro del Estado

La llegada de la pandemia del Covid-19 obligó al sector empresarial a dinamizar sus procesos de digitalización, los cuales fueron adoptados rápidamente por parte del sector privado. Según el estudio “Talento Digital en el Perú 2022”, elaborado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el 97% de las empresas confirman haber completado o estar en proceso de transformación digital. Sin embargo, estas nuevas tendencias aún no se visualizan al 100% en el sector público.

A partir de la promulgación de la Ley de Gobierno Digital, aprobada por el Decreto Legislativo Nº 1412 el 13 de septiembre del 2018, todas las entidades públicas están obligadas a contar con un líder de gobierno digital. “No obstante, actualmente se elige al gerente de Tecnologías y se le asigna dicho cargo; pero no siempre esa persona cuenta con las habilidades para guiar dicha estrategia a toda la entidad”, señala el Mg. Miguel Alor, docente del Programa de Especialización en Transformación Digital en la Escuela de Posgrado de la Universidad Norbert Wiener.

Asimismo, resalta la importancia de contar con profesionales capacitados. “En el Perú existen muchos expertos altamente calificados, pero quien lidere la transformación digital debe ser alguien que conozca de leyes, de comunicaciones, de tecnología, de diseño y con una mirada más holística y estratégica”, detalla. 

Implementación de tecnología en la gestión pública

En esta línea, Perú tiene proyectos importantes. Por ejemplo, el especialista explica que el Perú cuenta con el sistema VIPA (abreviación de videopapeleta), que permite a los ciudadanos reportar de forma fácil y en tiempo real los incidentes en la vía pública, empoderando a las personas y facilitando la labor de los inspectores de tránsito de la Municipalidad de Lima. Las municipalidades de Magdalena del Mar y San Bartolo también han dado un paso agigantado al implementar el sistema MuniDigital, pues permiten que los vecinos reporten basura en las calles, postes de luz malogrados, agujeros en las pistas e incluso robos, todo directamente desde un aplicativo móvil.

“Si bien el gobierno central es quien está liderando la transformación digital en el Perú, los gobiernos locales y municipales son los que conocen más de cerca a su población y quienes pueden brindarle servicios de acuerdo a sus necesidades y problemas. Por ello es necesario que se empodere y brinde recursos y capacidades (económicas y humanas) a estos actores clave en la transformación digital de nuestro país”, explica el docente de la Escuela de Posgrado de Wiener.

Para hacer realidad todo este panorama, el docente del Programa de Especialización en Transformación Digital en la Escuela de Posgrado de la Universidad Norbert Wiener, identifica los tres retos que las instituciones públicas deberán superar para acelerar la transformación digital dentro del Estado.

1.- Conectividad en todo el Perú. El acceso a Internet debe estar en todas las instituciones públicas (municipalidades, colegios, centros de salud, etc.), de lo contrario los empleados no podrán ofrecer acceso a los sistemas o servicios digitales, ni los ciudadanos podrán acceder a ellos.

2 .- Acceso a dispositivos digitales. La pandemia obligó a que los estudiantes se conectaran a clases virtuales a través de computadoras que muchos no tenían. Los padres y madres tuvieron que dejar sus celulares a sus hijos para que pudieran acceder a clases, en detrimento de su comunicación personal.

3.- Educación de calidad. Se requiere de capacidades tecnológicas para desenvolverse en un ambiente digital y evitar el robo de datos personales o estafas, pero también para poder acceder a los sistemas que el Estado ha desarrollado para brindar servicios públicos. No solo se deben digitalizar los procesos y servicios, sino también educar a las personas para poder ahora acceder a ellos.

Finalmente, Miguel Alor indica que si el Perú logra la total digitalización en el sector público, tendríamos beneficios como: ahorro, reducción de costos y tiempos de operación, además de generar mayor proactividad en las entidades públicas. Por ejemplo, en Estonia, el 99% de servicios públicos son completamente digitales, ¿qué porcentaje de servicios públicos peruanos lo son? Abrir una empresa, solicitar una apostilla, acceder a nuestra historia clínica, etc. Todos estos trámites deberían ser accesibles desde nuestra computadora o celular en cualquier lugar de nuestro país. El ahorro de tiempo y dinero sería inmenso, y no solo para el gobierno, sino también para los ciudadanos.

A %d blogueros les gusta esto: