El Massachusetts Institute of Technology (MIT) y la PUCP organizan workshop sobre desarrollo e innovación en tecnología médica

Esta semana, la PUCP y el Massachusetts Institute of Technology (MIT) realizarán el Workshop: Healthcare Technology Innovation in LatAm. Este taller reunirá en la Sala UNO del campus PUCP a investigadores, profesionales y gestores que lideran la innovación de tecnología médica en América Latina. Así, entre este 23 y 25 de junio, especialistas internacionales trabajarán intensamente y compartirán sus experiencias de éxito.

Este evento consolida el vínculo de la PUCP con el MIT, la universidad N°1 en el mundo según el QS World University Rankings 2023, que busca extender su alcance en nuestro país y región. En 2021, el MIT invitó al equipo que desarrolló el ventilador MASI por considerarlo un proyecto líder a nivel global. En una visita de trabajo, los pares investigadores del MIT Emergency Ventilator Project resaltaron que MASI es la única iniciativa mundial que alcanzó la etapa de atención hospitalaria. De ese modo, nació una importante alianza para el desarrollo de tecnología médica en América Latina.

Descentralizar el desarrollo de tecnología médica

Según Nevan Hanumara, Ph.D. e investigador científico del MIT Mechanical Eng. además de coorganizador de este evento, destacó que la PUCP y el MIT organizan este taller con el propósito de democratizar la tecnología de la salud dado que Perú como otros países de Latinoamérica son importadores de tecnología médica, pues casi la totalidad de equipos que se encuentran en los hospitales son desarrollados en Estados Unidos, Europa o Asia.

“No es posible que el poder de crear tecnología médica esté al alcance de un cuarto de la población mundial; el octavo Objetivo de Desarrollo del Milenio es sobre participación, específicamente ‘Asociación global para el desarrollo’ por lo que tenemos que asegurarnos de que el proceso sea colaborativo entre distintos centros de innovación sanitaria”, explicó.

Por otra parte, para el Dr. Benjamín Castañeda, director de Dispositivos Médicos PUCP y coordinador general del Proyecto MASI, es indispensable descentralizar el desarrollo tecnológico. Él identifica dos grandes problemas: por un lado, la mayoría de los equipos no se ha desarrollado tomando en cuenta nuestra realidad; y, por el otro, no tenemos ningún soporte local de tecnología.

“No podemos pretender usar un teleecógrafo fabricado en EE.UU. en zonas con poca conectividad que no cuentan con electricidad ni recurso humano especializado. Dicho equipo fue diseñado bajo el supuesto de que se cuenta con banda ancha. Además, no tenemos soporte técnico local. Por ejemplo, en la pandemia hicieron falta ventiladores y teníamos que reparar los que teníamos ¿Pero ¿dónde se reparan? Fuera del país. Como no somos productores de tecnología, no tenemos un buen servicio posventa o respuesta ante problemas como la COVID-19”, explica el profesor Castañeda.

Seis meses antes de la pandemia, recuerda, también hubo escasez de incubadoras para recién nacidos en diferentes regiones del país. El Perú no tuvo la capacidad para responder a tal demanda. Esto es algo que podría cambiar haciendo alianzas con otros países de la región.

Alianza internacional por la innovación en la salud

Este workshop de tres días -organizado por la línea Dispositivos Médicos PUCP con el apoyo de la Facultad de Ciencias e Ingeniería y el Vicerrectorado de Investigación– servirá para identificar el talento en América Latina, además de generar alianzas y proponer iniciativas en conjunto.

“La intención del taller es formar una red de colaboración entre los actores más importantes con las capacidades necesarias para el desarrollo tecnológico en dispositivos médicos. Llegan de Chile, Colombia, Cuba, Brasil, México y Paraguay. Son personas que han tenido la oportunidad de desarrollar tecnología y ponerla al servicio de diferentes sociedades en pandemia. Y, al hacerlo, han encontrado muchas dificultades comunes en Latinoamérica. Asociarnos puede ayudarnos a vencer estas barreras, muchas veces normativas”, afirma el Dr. Castañeda, también profesor de nuestro Departamento de Ingeniería.

La Ph. D. Shriya Srinivasan, asociada posdoctoral del MIT Koch Institute, resalta que eventos como este son claves para descentralizar el conocimiento, tener un intercambio efectivo de ideas y permitir el acceso a tecnologías que no están disponibles localmente. “Además, los marcos regulatorios y los métodos de pago pueden ayudar a compensar los desafíos localizados”, considera.

Por su parte, el profesor Hanumara del MIT resalta que este proceso debe ser colaborativo. “Si bien algunas necesidades de atención médica son universales, hay otras que son específicas según la región. En Latinoamérica, hay un talento de ingeniería fenomenal que puede desarrollar soluciones que cumplan con los más altos estándares clínicos. Queremos asegurarnos de no perder el impulso ahora que ya no vivimos el pánico por la COVID-19. Queremos capturar esta asociación como una fuerza positiva en el futuro”, indica.

Empecemos por eliminar las barreras

Castañeda señala además que, para seguir creciendo, es fundamental eliminar las barreras, entre ellas las burocráticas y normativas. Por ejemplo, el científico peruano recuerda que al desarrollar el ventilador MASI no había un proceso establecido de aprobación y uso. 

“Es una barrera de falta de experiencia a todo nivel en el desarrollo de dispositivos médicos que ocurre en Latinoamérica. Empieza en el mismo órgano regulador que aprueba las iniciativas de desarrollo. En el Perú, los dispositivos médicos se aprueban como si fueran fármacos. ¿Qué necesita una empresa que quiere desarrollarlos? Necesita contratar a un químico farmacéutico, lo cual no tiene sentido”, afirma.

Según el experto, hay problemas comunes, pero se han podido superar. Es así que, en el workshop, se presentarán experiencias de proyectos exitosos en creación de tecnologías, en Perú, Chile, Colombia y EE.UU., que se desarrollaron durante la escasez de equipos para combatir la COVID-19.

“¿Cómo podemos fomentar la innovación en tecnología de salud sostenible en América Latina que sea apropiada, accesible y asequible al tiempo que cumple con los más altos estándares clínicos?”, se pregunta Castañeda. Pues esa interrogante general articulará el debate y planteamiento de iniciativas del evento. A partir de ella, identificarán oportunidades de colaboración a largo plazo para trabajar en equipo los desafíos de salud global. A su vez, fomentarán discusiones sobre el fortalecimiento de los ecosistemas de innovación locales.

Universidades como cuna de innovación

Por otro lado, para el profesor Hanumara, del MIT, la PUCP tiene un rol fundamental como institución educativa y de investigación. Al ser una universidad, él considera que es un territorio neutral que puede cambiar la mentalidad de los profesionales. A la par, tiene la capacidad de reunir a profesionales y generar un grupo de conveniencia; y las alianzas en Latinoamérica serán claves para desarrollar equipos que se ajusten a nuestra realidad local. Afirma además que esta asociación permitirá al MIT seguir aprendiendo y estableciendo conexiones.

“Tenemos el caso de la Universidad de Antioquia. Se propusieron hacer ventiladores. Iniciaron un proyecto con una compañía de plásticos que nunca fabricó equipos médicos. Comenzaron a fabricar esas piezas y ahora hasta venden repuestos para equipos médicos y ya no necesitan importarlos. Por otro lado, en Perú hubo un cambio de paradigma para que el Proyecto MASI obtenga la aprobación regulatoria estatal. De hecho, ese es el comienzo de toda esta discusión. Fue el primer dispositivo médico construido y aprobado en Perú. Al ver esto, pensamos que podemos hacer mucho juntos”, resume el Ph.D. Nahumara.

Para más información, visitar el siguiente link.

A %d blogueros les gusta esto: