¿Cuáles son los tres beneficios principales del autocuidado?

De las mayores lecciones que sacaremos de la pandemia del Covid-19 es aprender que, si cuidamos nuestros espacios, nuestra salud, estaremos generando una reacción positiva en cadena.

Un estudio realizado por la Asociación Latinoamericana de Autocuidado Responsable (ILAR) sobre los Hábitos de autocuidado durante la pandemia en América Latina, indica que más del 80% de encuestados considera que las prácticas de autocuidado fueron relevantes o muy relevantes durante este contexto. Más aún, en el caso de Perú, cerca del 70% señaló que las consultas al médico se redujeron o suspendieron.

El autocuidado de nuestra salud se refiere a tomar una actitud activa y responsable con respecto a la calidad de vida de uno mismo. Es una práctica positiva que difiere de la automedicación irresponsable o auto prescripción. Sin embargo, aún existe mucho desconocimiento sobre en qué consiste y sus beneficios para la salud de los ciudadanos. Al respecto, la Asociación Nacional de Laboratorios Farmacéuticos (ALAFARPE) lo explica en tres puntos clave:

  • El autocuidado implica la autogestión de la salud. Por ejemplo, vacunarse contra enfermedades prevenibles, darles seguimiento a los controles médicos anuales personales, asegurarse de mantener una alimentación balanceada, realizar ejercicio, entre otros.
  • Trabaja en la autoconciencia. Ser pacientes informados es un deber, que permite tomar las mejores decisiones posibles sobre la salud personal. Cuando cada uno cuida de sí mismo, muchas veces está cuidando a otros.
  • Incluye también, hacer uso consciente de los productos de salud, dentro de los cuales se encuentran los medicamentos de venta libre (OTC), aliados importantes para el tratamiento de síntomas leves y temporales para dolencias menores. Los cuales han sido aprobados por la autoridad regulatoria nacional, para ser vendidos sin receta médica garantizando su seguridad y eficacia.

De igual manera, Dra. Q.F. Sairah O’Campo, Gerenta de Asuntos Regulatorios de ALAFARPE señaló que el autocuidado permite un menor número de consultas médicas para dolencias menores, un mayor acceso oportuno a tratamientos eficaces de bajo riesgo sanitario y el empoderamiento del ciudadano sobre su propia salud.

Asimismo, la Asociación resaltó que el autocuidado difiere de la auto prescripción ya que esta última es una práctica en la que el paciente utiliza medicamentos que requieren recetas médicas sin la supervisión de un profesional de la salud.

Por otro lado, O’Campo resaltó que el autocuidado también abarca aspectos básicos como tener información confiable sobre la salud y conciencia de sus condiciones físicas y mentales, práctica de actividades físicas, dieta saludable, mantener buenos hábitos de higiene, entre otros. “Durante la pandemia, el autocuidado fue de suma importancia para mantener el bienestar físico y mental, hacer frente a las enfermedades más leves y aliviar la presión en los sistemas de salud, dejando el espacio para los casos más graves” dijo O’Campo de ALAFARPE.

A %d blogueros les gusta esto: