Cuatro motivos por los que debes revisar las conexiones eléctricas en casa

Los cables o conductores eléctricos son los encargados de distribuir la corriente por los diferentes ambientes del hogar. Esto permite realizar todo tipo de actividades, desde preparar alimentos, estudiar, trabajar e incluso entretenerse. El correcto estado de las conexiones garantiza el acceso a la fuente de energía en forma rápida y fiable. Pero ¿cómo saber si las instalaciones se encuentran en buenas condiciones?

Por lo general, la red de electricidad doméstica no es fácil de evaluar a simple vista. Los cables se ubican al interior de las paredes y para verificar su conservación se requiere de dispositivos que no siempre están a la mano en los domicilios. Sin embargo, existen algunas señales que los usuarios pueden aprender a identificar para anticipar un accidente.

Para Fernando Yupanqui, Jefe de Ingeniería de Producto de CELSA, “el estado de un conductor eléctrico depende de factores como la humedad del espacio en el que se ubique, el tiempo de uso, los materiales con los que está fabricado, el tipo de aislamiento y la carga que soporta. Ciertos signos como olores, sonidos o chispas al conectar un aparato deben despertar las sospechas acerca de una posible avería”.

El especialista resalta cuatro indicios que ayudan a reconocer una falla en el sistema eléctrico:

  1. Parpadeo en las luces. Las intermitencias constantes en la luz tienen muchas causas, por ejemplo, desperfectos en la luminaria, interruptores o portalámparas. Si no se localizan problemas en estos elementos, o al reemplazarlos el parpadeo persiste, es probable que el daño se encuentre en el cableado, provocado por una sobrecarga o por la aparición de un punto de resistencia que al calentarse puede encender el plástico del aislamiento y ocasionar un incendio.
  • Chispas al conectar un aparato. Si bien se considera normal que algunos equipos emitan pequeñas chispas al contacto con el tomacorriente. Se tiene que evaluar la antigüedad de las instalaciones y su conservación, ya que podría estar ocurriendo un cortocircuito por sobrecalentamiento.
  • Zumbidos en el circuito. En ocasiones, el ruido eléctrico esporádico es considerado normal, pero si se produce por una subida de tensión hay peligro de cortocircuito. Es importante identificar si este sonido se acompaña de un olor a plástico quemado.
  • Llaves térmicas se activan de forma frecuente. Si las llaves de la caja de seguridad saltan muy a menudo es necesario llamar a un profesional, pues este comportamiento inusual puede indicar un cortocircuito, una sobrecarga o alguna conexión dañada o sobrecalentada.

“En favor de una buena seguridad eléctrica en casa, las personas deben vigilar las condiciones en las que se encuentra el cableado del hogar. Si la instalación cuenta con más de 20 años es momento de pensar en reemplazar los conductores por productos originales de cobre que ofrezcan calidad y seguridad” finaliza el representante de CELSA

A %d blogueros les gusta esto: