Cuatro razones para elegir conductores libres de halógenos en tus instalaciones 

Al momento de elegir el cableado para una conexión eléctrica es necesario examinar aspectos como la carga o la cantidad de corriente que va a soportar el circuito, el metal conductor, generalmente de cobre, y el material del que está elaborado el aislante.

Con respecto a este último punto, existe en el mercado un tipo de conductores libres de halógenos, también llamados de baja emisión de humo o LSOH (Low Smoke Zero Halogen), por sus siglas en inglés. Estos reciben esa denominación porque, a diferencia de los cables convencionales, no contienen elementos como cloro, bromo o flúor en su composición. Lo que les brinda características óptimas de seguridad en caso de incendios.

En palabras de Fernando Yupanqui, jefe de ingeniería de producto de CELSA, “la normativa actual establece el uso obligatorio de los conductores libres de halógenos en lugares de alta afluencia de público, como salas de cine, hospitales, centros comerciales, universidades, etc. No obstante, debido a los beneficios que ofrece, es recomendable considerar su incorporación en los circuitos eléctricos de casa”.

Entre las ventajas del empleo de conductores libres de halógenos, el especialista resalta cuatro principales:

  1. Baja emisión de gases tóxicos.  La combustión de un cable de PVC libera átomos de cloro a la atmósfera, estos se unen al hidrógeno del aire y forman gases y ácidos peligrosos que pueden provocar graves daños para la salud y las instalaciones. Esta reacción no ocurre con los cables LSOH, puesto que no tienen dichos elementos en su conformación.
  2. No propagan incendios. Por su material, los cables de PVC son altamente inflamables. En cambio, los conductores libres de halógenos o LSOH 90+ están fabricados con un compuesto termoplástico HFFR, que es un retardante de fuego libre de halógenos. Además, la nomenclatura 90+ indica que resisten una temperatura de 90 grados centígrados.
  3. Baja emisión de humo.  En presencia del fuego, los conductores LSOH 90+ no desprenden humo oscuro ni abundante lo que permite visibilizar las salidas de emergencia, a fin de evitar dificultades respiratorias. Cabe recordar que la primera causa de fallecimiento en un incendio es la asfixia.
  4. Cuidado del medio ambiente. En caso de un siniestro, los conductores libres de halógenos generan un impacto mínimo para el entorno, ya que no forman sustancias nocivas.

“En un incendio, el uso de los conductores libres de halógenos posibilita una rápida evacuación del recinto, disminuye el riesgo de complicaciones por aspiración de gases tóxicos y protege la integridad de las personas. Por eso es importante adquirir productos certificados que garanticen la calidad y seguridad en sus procesos”, finaliza el representante de CELSA.

A %d blogueros les gusta esto: