¿Por qué mi hija o hijo necesita vacunarse contra el virus de papiloma humano?

La vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) es la mejor arma para proteger a nuestros hijos de diversos tipos de cáncer cuando sean más grandes.  A partir de los 9 años tanto los niños como las niñas deben inmunizarse.

Los estudios demuestran que el nivel de protección de esta vacuna contra la infección del VPH y el cáncer de cuello uterino es muy alta. Su eficacia alcanza el 98,2%.  Asimismo, reduce el riesgo de desarrollar cánceres asociados al VPH en hombres (ano, pene y orofaringe). 

La pediatra Jessica Alvarez, de la Clínica Ricardo Palma, explica que los menores de 15 años necesitan 2 dosis de vacuna para estar protegidos. Estas inyecciones deben aplicarse con una separación de 6 meses. Si es mayor, son 3 dosis.

Los efectos secundarios de la inoculación son leves: molestias o dolor en el sitio de inyección y con poca frecuencia fiebre.

Existen dos tipos de vacunas: la tetravalente que protege contra 4 serotipos de VPH y la nonavalente que otorga mayor protección al abarcar 9 serotipos del virus.

El virus de papiloma humano también está asociado a cánceres de vulva y vagina, así como, a verrugas genitales. La inmunización no protege contra todos los VPH existentes, por lo tanto las personas sexualmente activas deben usar condones.

En tiempos de pandemia es importante que los padres no descuiden el calendario de vacunación de sus hijos para que puedan crecer fuertes y sanos.

A %d blogueros les gusta esto: