Nutrición en el embarazo: lo que debes saber

Una alimentación saludable durante el embarazo es fundamental para el desarrollo y crecimiento del feto y para prevenir complicaciones con la salud de la madre. Con un régimen nutricional balanceado no solo se evitan partos prematuros o bebés con bajo peso al nacer; también cuadros de hipertensión y diabetes gestacional,  según lo indica la nutricionista María Teresa Zumarán Crispín, de la Clínica Ricardo Palma.

Aunque mucha gente piense lo contrario, al comienzo de la concepción las necesidades energéticas no varían de las mujeres no embarazadas. Las cosas cambian, a partir del segundo trimestre. En esta etapa, el crecimiento placentario y fetal es mayor, por lo que se recomienda un aumento de ingesta energética de 300 a 500 kilocalorías.  

En el tercer trimestre, se mantiene el incremento de calorías, pero asegurando el consumo de alimentos ricos en proteínas porque son necesarios para el desarrollo estructural del feto, refiere la especialista tras señalar que la embarazada en todo momento debe tener una alimentación variada y equilibrada para cubrir los requerimientos propios de su estado. Así prepara  a su organismo para el parto y asegura reservas grasas para producción de leche.

Muchas gestantes piensan que deben comer doble, nada más alejado de la realidad. Esta mala costumbre puede ocasionar múltiples complicaciones durante la gravidez (abortos espontáneos, muerte fetal intrauterina, etc.). Por ello, se sugiere que suban en promedio de 9 a 12 kilos durante los 9 meses. Sin embargo, esto depende mucho del Índice de Masa Corporal (IMC) de la madre, previo a la concepción.

PRESTE ATENCIÓN

Durante la concepción se deben realizar algunos cambios en el estilo de vida y en la dieta diaria para que todo marche correctamente. Estos son los alimentos que se deben restringir o evitar:

  1. Alimentos no pasteurizados como leche o quesos. Pueden provocar enfermedades transmitidas por bacterias.
  2. Carne poco cocida, pescados crudos, huevos crudos (mayonesa o ponche de huevo, etc.). Pueden ocasionar toxoplasmosis.
  3. Pescados grandes como Lucio o Pez espada, Tiburón, etc., contienen una alta cantidad de mercurio y metales pesados.
  4. Hígado. Evitar en el primer trimestre. Tiene un alto contenido de vitamina A, su exceso podría provocar problemas en el desarrollo del bebé.
  5. Café. Es importante limitar su consumo; y si se puede, evitarlo. Máximo 2 tazas al día y alejados de las comidas principales para evitar que interfiera con la absorción del calcio y el hierro.
A %d blogueros les gusta esto: