Claves para combatir el estreñimiento infantil

El estreñimiento es un problema común en la infancia. Se dice que un niño o adolescente es estreñido cuando sus evacuaciones son poco frecuentes, menos de 3 a la semana, o cuando la deposición genera dolor o resulta difícil de expulsar, según lo expresa el doctor José Luis Gonzales Benavides, gastroenterólogo pediatra de la Clínica Ricardo Palma.

Sus síntomas son múltiples y varían de acuerdo a la edad. Por ejemplo, pudiera ocurrir en la infancia temprana que las deposiciones ocurran en forma espaciada y generar preocupación en la familia, a pesar que haya presencia de deposiciones sueltas. En niños mayores, se manifiesta con deposiciones espaciadas y/o duras. También puede estar acompañado de dolor abdominal, náuseas, vómito y sangrado rectal.

MUCHO OJO

Los padres deben estar muy atentos al tránsito intestinal de su bebé cuando recién nace; ya que las primeras deposiciones deben ocurrir en forma espontánea.  Así también, cuando el pequeño inicia la alimentación complementaria.  Una experiencia de dolor anal, luego del paso de sus deposiciones lleva al infante a tener una conducta retentiva e inicia así un estreñimiento funcional. Las infecciones en la zona perianal, también son otro factor desencadenante de este trastorno gastrointestinal.

Las situaciones emocionales en el niño relacionadas al momento de comenzar con el entrenamiento de retiro de pañal y el uso de inodoro también pueden marcar el inicio de este problema. Así que no presione a su chiquitín si no aprende rápido, quizá aún no está preparado.

¿CÓMO SE PREVIENE?

Con medidas muy simples:

  • Consumo regular de alimentos con fibra, especialmente, frutas y verduras. 
  • Esperar el momento adecuado para enseñarle al pequeño a dejar el pañal y el uso del inodoro.
  • Tomar suficiente agua.
  • Realizar actividad física de manera regular.
  • Establecer un horario regular para ir al baño.

De igual forma, es fundamental que converse con el pediatra de su niño sobre el ritmo de evacuación de su hijo y de las características de sus heces. A medida que crezca y vaya solo al baño, hable con su chiquitín sobre sus hábitos intestinales, pues es muy fácil que en esta etapa el estreñimiento pase desapercibido para los padres, si no provoca molestias (sangrado rectal, flatulencia, dolor abdominal, etc.).  Siga estos consejos para prevenir el estreñimiento infantil.

A %d blogueros les gusta esto: