Que no te pase: Cinco lesiones frecuentes durante el coito

Las lesiones físicas pueden presentarse en cualquier momento del día, sobre todo cuando se realizan movimientos a los que no se está acostumbrado. Lo mismo sucede en los encuentros sexuales, ya que, en ocasiones, el ímpetu que se pone al acto sexual, el deseo por experimentar nuevas posturas y el mantener encendida la chispa de la pasión propician consecuencias poco deseadas.

Al respecto, el Dr. Daniel Galarreta, urólogo de la clínica Urozen, menciona que este tipo de incidentes se presentan con relativa frecuencia. “La mayor parte de los casos incluyen heridas, golpes o contracturas que no requieren atención médica, sin embargo, también existen complicaciones que sí necesitan de la asistencia de un especialista”, señala.

A continuación, el doctor Galarreta, lista las cinco lesiones más frecuentes como consecuencia de una noche de pasión:  

  1. Desgarros musculares. El intentar diferentes tipos de acrobacias sexuales puede derivar en lesiones musculares, contracturas, esguinces o, incluso, en una dislocación. Es importante mantener un buen estado físico y hacer un calentamiento antes de probar nuevas maniobras.   
  • Golpes o moretones. Durante el acto sexual ocurren accidentes como caídas de la cama, golpes con muebles o choques contra las paredes. Estas situaciones son normales y muchas veces no son percibidas al momento, a causa de la cantidad de endorfina producida. No obstante, pasado el episodio y dependiendo del tamaño de la lesión, los hematomas pueden generar molestias durante algunos días.
  • Objetos extraños introducidos.  El utilizar objetos extraños como reemplazo de juguetes sexuales puede causar daño si se introducen en la zona genital. Por lo general, estos productos están fabricados con materiales acondicionados para esta tarea, por lo que no se recomienda el uso de alternativas o el mal manejo de los propios juguetes. De presentar problemas relacionados con estos, en caso de no poder extraerlos se debe acudir de urgencia con un especialista.
  • Fractura de pene. Esta lesión ocurre cuando se aplica mucha fuerza sobre el pene erecto, se reconoce por el sonido parecido al que se produce al descorchar una botella. Es doloroso y se aconseja dirigirse directamente a un centro especializado, a fin de evitar problemas posteriores como deformaciones del miembro viril o cuadros de disfunción eréctil.
  • Dolor genital. El tener dolor durante las relaciones sexuales se denomina dispareunia. En las mujeres suele deberse a la poca lubricación de la zona vaginal. Produce fuertes dolores por varias horas e incluso días. En el caso de los varones, el dolor puede originarse por un golpe en la zona del escroto y, si persiste, es necesario visitar a un especialista urólogo en un centro especializado.

La exploración de la sexualidad es una tarea que se debe asumir con responsabilidad. La buena comunicación con la pareja permitirá mantener relaciones sexuales placenteras sin ningún tipo de riesgo, finaliza el Dr. Galarreta.

A %d blogueros les gusta esto: