Un estudio realizado por la Clínica Cleveland, demuestra que el uso de la tecnología puede ayudar a garantizar un acceso seguro y eficaz a las estatinas sin receta

En un esfuerzo por hacer que los medicamentos para reducir el colesterol estén disponibles sin receta, los investigadores de un importante hospital estadounidense, la Clínica Cleveland, descubrieron que una novedosa aplicación web es casi tan precisa como la evaluación de un médico a la hora de determinar quiénes reúnen los requisitos para el uso de estatinas. El estudio se ha publicado esta semana en la Revista del Colegio Estadounidense de Cardiología.

Según la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo, con un estimado de 17,9 millones de personas fallecidas en 2019. Las enfermedades cardiovasculares incluyen hipertensión, enfermedades coronarias, insuficiencia cardíaca, accidentes cerebrovasculares y/o defectos cardíacos congénitos. Más de 17 millones de personas con enfermedades cardiovasculares tienen una enfermedad coronaria, que es una acumulación de placas de grasa en las arterias que irrigan los músculos del corazón. El problema es especialmente grave para las minorías. Según la Oficina de Salud de las Minorías del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., por ejemplo, los afroamericanos tienen un 30% más de probabilidades de morir de enfermedades cardíacas que los caucásicos, aunque el uso de estatinas es significativamente menor.

Las estatinas son medicamentos de primera línea para la prevención de enfermedades cardiovasculares que actúan reduciendo los niveles de colesterol en la sangre. Las estatinas han demostrado en muchos estudios que reducen el riesgo de derrame cerebral, infarto de miocardio y muerte cuando se administran a los pacientes adecuados, tanto con antecedentes de enfermedad cardiovascular como sin ellos.   

«A pesar de las pruebas científicas que demuestran que las estatinas pueden prevenir un primer infarto de miocardio o un derrame cerebral, el acceso sigue siendo una barrera crítica, ya que sólo la mitad de los pacientes que cumplen los requisitos reciben el tratamiento, lo que resalta la necesidad de ampliar la disponible de estos fármacos», afirmó el doctor Steven Nissen, director académico del Instituto Cardiovascular y Toráxico de la Clínica Cleveland, y autor principal del estudio.

Intentos anteriores por crear estatinas sin receta han fracasado, sobre todo por no demostrar que los consumidores que no deberían tomar estatinas no tendrían acceso al tratamiento sin receta. En este estudio, un total de 500 participantes, 83 de ellos con un nivel de alfabetización limitado, completaron una aplicación web casera para evaluar la idoneidad del tratamiento con 5 miligramos de rosuvastatina. La aplicación web está programada para 1 de 3 resultados del tratamiento: «Está bien para usar», «no es adecuado para usted» o «consulte a un médico».

Posteriormente, los participantes visitaron un centro de investigación en el que los médicos, sin conocer la información brindada por el participante, realizaron una evaluación independiente. Los resultados mostraron que la selección de los participantes para el tratamiento con estatinas coincidió con la selección de los médicos en 481 (96,2%) de los 500 participantes. 23 se consideraron adecuados y 458 se consideraron inadecuados para el tratamiento.

«Este estudio fue exitoso en conseguir que las personas equivocadas no recibieran estos medicamentos, y es un paso alentador en la búsqueda de una estatina sin receta», dijo Nissen.

A %d blogueros les gusta esto: