Más de 158 000 dosis de la vacuna contra la COVID-19 llegaron a la región Piura

El ministro de salud, Hernando Cevallos Flores, como parte de su trabajo descentralizado, supervisó ayer la llegada de 158 200 dosis de la vacuna contra la COVID-19 del laboratorio AstraZeneca a la región Piura y anunció la decisión de destinar 100 000 dosis a la sierra piurana. 

Esta decisión se tomó al retorno de un viaje de trabajo a la zona andina de Piura, donde constató el reducido avance en la vacunación contra el coronavirus que aún reportan los establecimientos de salud. 

«Hemos conversado con el director regional de salud, con quien he estado en Pacaipampa y Ayabaca; 100 000 dosis tienen que ir a la sierra, porque son los lugares con más atraso en la vacunación en la región, y estos sectores deben ser protegidos», subrayó Cevallos Flores. 

Desde el almacén regional de vacunas de la Dirección Regional de Salud (Diresa) de Piura, el titular de Salud destacó que esta remesa es parte de un proceso de dotar a la región con la mayor cantidad de vacunas para cerrar brechas. 

“A fines de setiembre se destinó para Piura un importante lote de vacunas que generó, inclusive, que la Diresa tomara la decisión de bajar la edad de vacunación a veinte años», comentó. 

El ministro detalló que, solo esta semana, además del lote de 158 200 dosis de AstraZeneca recibido ayer, la región Piura recibió 30 000 dosis de Sinopharm el domingo 3 y más de 80 000 dosis de Pfizer el jueves 7 de octubre. 

Cevallos Flores expuso que, como Ministerio de Salud (Minsa), han asumido ayer en asambleas con la población y sus autoridades locales el compromiso de asegurar la dotación de vacunas, pero también han recogido el compromiso de la sociedad y de sus líderes de avanzar en la vacunación casa por casa, mediante brigadas. «Está el compromiso de los alcaldes de comprarse este reto y empezar a vacunar en serio», dijo. 

«El que la gente no quiera vacunarse no debe ser un pretexto, sino una motivación para llegar a la población, al corazón de la gente, para explicarle con talleres a través de sus líderes las ventajas de la vacunación frente al riesgo de esta pandemia», sostuvo la autoridad.

Pacientes no Covid 

Otro reto que se plantea el Minsa, de la mano con los gobiernos locales, es recuperar la atención de los pacientes no Covid que desde el inicio de la pandemia se vieron postergados.

«Necesitamos ampliar los horarios de atención en establecimientos de primer nivel, pero esto involucra también a la comunidad organizada. Sin el apoyo de los gobiernos locales, de los líderes comunales y del sector privado va a ser complicado avanzar, tanto en mejorar la vacunación como en la atención a la población», enfatizó el ministro de Salud.

A %d blogueros les gusta esto: