Cuatro mitos sobre la facturación electrónica que frenan el crecimiento de las pymes

La implementación de herramientas tecnológicas en los negocios durante la pandemia ha sido un salvoconducto para muchas microempresas. Esta digitalización forzada ha permitido el crecimiento de e-commerce y visibilidad de los negocios más pequeños. Un informe de Movistar reveló que durante el primer año de la pandemia, las pymes consumieron un 30% más de cloud computing.

Sin embargo, la facturación electrónica ha sido una de las herramientas más cuestionadas por las pymes durante su proceso de transformación digital, debido a la falsa percepción de los microempresarios al considerarla un elemento costoso, completo y exclusivo solo para grandes corporaciones.

Ante ello, Jared Vasquez, Gerente de Alegra.com Perú, una empresa de tecnología de administración      y facturación electrónica, aclara y explica los cuatro principales mitos sobre la facturación que limita a los pequeños empresarios a continuar con el crecimiento de sus negocios:

  1. Es una herramienta diseñada para grandes compañías: El especialista asegura que la facturación electrónica beneficia más al pequeño empresario, porque agiliza su sistema de pago y permite un mayor control de sus funciones administrativas.
  1. Implementar facturas electrónicas es un proceso costoso: Según la Sunat, el emitir una factura electrónica es cuatro veces más barato que la física. Ante ello, Jared Vasquez afirma que actualmente el software de Alegra.com cuenta con más de 18 mil usuarios peruanos con un costo de la plataforma menor a los 70 soles mensuales.
  1. Es una herramienta muy compleja: Si bien existe un cuestionamiento  hacia la digitalización por ser considerado un medio invasivo, existen plataformas que no solo virtualizan los procesos administrativos, sino que también asesoran y actualizan a los empresarios sobre qué herramientas son más factibles según su línea de negocio.

“Plataformas como Alegra.com, una empresa con más 18 mil usuarios peruanos, permiten al empresario controlar los gastos, información de contactos, bancos, inventario, facturación electrónica, creación de estados de cuentas, entre otros. El mundo digital se actualiza constantemente para beneficiar a los más pequeños”, aclaró

  1. No es necesario digitalizar mis facturas: Para el representante de Alegra.     com, el proceso de digitalización empresarial es un cambio determinante para todo tipo de negocio, sobre todo en el contexto en el que nos encontramos.

“Actualmente, gran parte de las entidades promueven que sus usuarios emitir documentos digitales. En el caso de los comprobantes de pago digitales beneficia en tiempo y ahorro de dinero al empresario, es un ventaja empresarial”, comentó.      

Finalmente, para Jared Vasquez, estos mitos sobre la facturación electrónica han tomado mayor relevancia recientemente tras la obligatoriedad pronunciada por la Sunat, en el que las medianas y pequeñas empresas estarán obligadas a emitir facturas electrónicas a partir del próximo año. “Una verdad de esta normativa es que no solo promoverá la formalización de más de 70 mil pymes, sino que beneficiará los procesos administrativos de los mismos”, concluyó.

A %d blogueros les gusta esto: