Potenciadores del sistema inmunológico como parte de las rutinas de belleza

La piel es la principal barrera de defensa del organismo, nos protege de virus, bacterias y demás amenazas que sufre diariamente. Siendo el órgano más grande del cuerpo debe ser protegido también mediante el sistema inmunológico. La doctora Sisi Cuadra, del Centro de Medicina Estética de la Clínica Ricardo Palma, nos explicará qué tipo de vitaminas y cuidados necesitamos para reforzar nuestro sistema inmune:

  • VITAMINA C: Estimula la inmunidad y aumenta las defensas del organismo, reduce el daño oxidativo (radicales libres), transporta oxígeno e hidrógeno, teniendo efectos antioxidantes, favorable para una vida saludable. Su acción inmunodefensiva contra virus y bacterias, participa en la regeneración y recuperación del organismo. Además, ayuda a la desintoxicación hepática facilitando la eliminación de toxinas.
  • VITAMINA B3: Prepara y protege la piel del sol, previniendo las alergias solares.
  • VITAMINA B6: Equilibra las pieles grasas, reduciendo la secreción de las glándulas sebáceas.
  • VITAMINA A: Favorece la cicatrización, la suavidad y refuerza las defensas naturales.
  • VITAMINA E: Retrasa el envejecimiento cutáneo, es la vitamina antioxidante principal.

Para el uso y aplicación de vitaminas se debe consultar primero con un especialista, quien tras una evaluación tendrá en cuenta el tipo de piel, la edad y necesidad específica de cada persona. Asimismo, debemos considerar los siguientes consejos para lograr una vida sana y equilibrada:

  1. Alimentación saludable: Mantener una dieta rica en frutas y verduras. Se recomienda consumir alimentos ricos en hierro para aumentar las defensas (como la carne, el huevo y las legumbres) y cítricos, que contienen Vitamina C.
  2. Hidratación: Es importante beber de 2 a 3 litros diarios de agua, así como hidratar nuestra piel con cremas y sueros.
  3. Actividad física: Realizar ejercicios ayuda a fortalecer el organismo y activa las defensas al segregar endorfinas y adrenalina.
  4. Calidad del sueño: El descanso es fundamental para que el cuerpo se recupere y nuestras defensas respondan. Lo recomendable es dormir unas ocho horas diarias.
  5. Activa la circulación: Termina tus duchas con agua fría sobre las piernas para estimular la circulación. Esto aumenta la producción de glóbulos blancos y ayuda a reforzar el sistema inmune.

A %d blogueros les gusta esto: