Cinco consejos para evitar la eyaculación precoz

La eyaculación precoz es la falta de control del reflejo eyaculatorio al tener relaciones sexuales, lo que ocasiona que el acto sexual concluya antes de lo deseado o incluso se frustre prematuramente. Si bien es un problema común, ya que afecta alrededor del 30% de los hombres, en muchos casos los varones evitan ir al especialista por temor, vergüenza o desconocimiento. La ausencia de un tratamiento oportuno puede generar cuadros de ansiedad, deterioro en la autoestima de quien lo padece, así como estrés en la pareja.

Sobre las causas de este problema, el Dr. Irving Hernández, urólogo de la clínica Urozen centro especializado en urología, señala que “la eyaculación precoz puede originarse por diversos motivos, como los factores neurológicos, fisiológicos, psicológicos o sociales. Por este motivo su manejo debe estar a cargo de un grupo multidisciplinario de especialistas y es importante acudir a un centro especializado en urología para una atención integral”.

El Dr. Hernández brinda a continuación cinco recomendaciones para poder enfrentar esta complicación y llevar una vida sexual plena:

  1. Consultar con un profesional. La eyaculación precoz puede tener como trasfondo múltiples factores, desde problemas hormonales, infecciones en la próstata hasta cuadros de ansiedad y estrés. Por ello, es importante acudir siempre a un especialista para identificar la verdadera causa del problema.
  • Conversar sobre el problema. Es importante que exista una comunicación fluida dentro de la pareja, evitar el tema solo generará mayor ansiedad en la relación. La estimulación sexual, el cambio de posturas sexuales y los juegos previos con la pareja pueden ayudar de forma significativa.
  • Utilizar preservativo. Además de proteger ante diversas enfermedades sexuales, el uso del condón puede ayudar a retrasar la eyaculación. Existen marcas de látex con efectos retardantes, que tienen compuestos como la benzocaína, que al contacto con el glande ayuda a disminuir la sensibilidad en el pene y así retrasar el orgasmo.
  • Realizar ejercicios Kegel. Este tipo de ejercicios ayudan a fortalecer los músculos pélvicos y a tener un mejor control de la eyaculación.
  • Terapia en pareja. Es recomendable que ambos acudan a la terapia ya que un médico especialista podrá evaluar el caso del paciente de manera individual y brindar soluciones a ambos como pareja.

Para finalizar, el especialista resalta la importancia de acudir en primera instancia a un centro especializado en urología para abordar la eyaculación precoz desde diversas aristas médicas.

A %d blogueros les gusta esto: