Herramientas para poder distinguir el sobrepeso y la obesidad

El 4 de marzo es el día mundial de la obesidad. El 53.8% de peruanos mayores de 15 años tiene exceso de peso, según el Ministerio de Salud. Con el objetivo de informar y sensibilizar a la población sobre la necesidad de adoptar medidas para prevenir y tratar el sobrepeso y la obesidad, la doctora Giuliana Berrocal, del Centro de Medicina Estética de la Clínica Ricardo Palma, nos brinda las herramientas para poder identificarlos.

  • Debemos recurrir al índice de masa corporal (IMC) para determinar si una persona tiene sobrepeso u obesidad. El nivel de grasa corporal se calcula utilizando la siguiente fórmula: Peso (Kg) / Altura (m2) = IMC. Por ejemplo:

Peso = 68kg / (1.65)2 = 24.98

  • Peso adecuado, si el IMC es de 18.5 y 24.9.
  • Sobrepeso (no obeso), si el IMC es de 25.0 a 29.9
  • Obesidad clase 1 (de bajo riesgo), si el IMC es de 30 a 34.9
  • Obesidad clase 2 (riesgo moderado), si el IMC es de 35 a 39.9
  • Obesidad clase 3 (de alto riesgo), si el IMC es igual o mayor a 40

Cuando el IMC es muy alto, mayor es el riesgo de presentar problemas de   salud. Entre ellos: diabetes, presión arterial alta, colesterol y triglicéridos, ataques cardíacos, apnea de sueño, dolores óseos y articulares, cálculos biliares o dificultades en el hígado. 

  • Estos factores de riesgo se pueden controlar con un estilo de vida saludable, que va de la mano de una buena nutrición, actividad física y tratamientos estéticos o programas de pérdida de peso.

  • Para descartar problemas en el metabolismo es importante ser evaluado por un endocrinólogo.
  • El exceso de grasa corporal y su disminución abrupta, perjudica la elasticidad de la piel provocando flacidez por pérdida de colágeno y elastina en nuestro cuerpo.
  • Tener adiposidad abdominal no es solo un asunto estético, también afecta a la salud. La grasa subcutánea se aloja debajo de la piel y entre los músculos; mientras que, la visceral entre los órganos como: intestino e hígado. Estos resultan afectados en su óptimo funcionamiento. Existen alternativas que un especialista puede indicar para reducir el abdomen y grasa visceral.
  • Mesoterapia con Tr7
  • Ultracavitación
  • Carboxiterapia
  • Ondas coolwaves
  • Criolipólisis
  • El rostro también se ve afectado con la pérdida de peso. Los cambios más visibles son la flacidez y envejecimiento prematuro. Existen tratamientos no invasivos que ayudan a mejorar el aspecto de la piel, entre ellos tenemos:
  • Radiofrecuencia facial (regenera las fibras de colágeno)
  • Plasma rico en plaquetas
  • Mesoterapia facial con NCTF
  • Para realizarse estos tratamientos complementarios se recomienda un mínimo de 5 sesiones, que pueden ser entre 1 y 2 veces por semana, acompañados de un plan nutricional.
  • Casi todas las personas son aptas para esta terapia, excepto las gestantes, mujeres que dan de lactar o aquellas que tengan alguna infección en la piel o en el área sugerida para trabajar.
A %d blogueros les gusta esto: