Cinco cuidados para la pintura de su carro durante el verano

El verano es una época del año en la que se hace necesario redoblar los cuidados para su vehículo. Las altas temperaturas, la fuerte radiación y las lluvias intensas pueden ser perjudiciales para la pintura, un elemento fundamental, dado que, además del color, también es responsable de brindar protección anticorrosiva a la latonería.

Algunos cuidados ayudan a prevenir los daños externos que pueden ocurrir durante estos meses calientes del año. En ese contexto, Juan Carlos Pacheco, Encargado de la División De Repintado Automotriz comparte algunos consejos:

1-    Salitre: la gente suele viajar con más frecuencia a la costa durante el verano y la exposición a la humedad y la mayor concentración de sal causada por el salitre puede dañar la pintura del vehículo e iniciar un proceso de corrosión en la carrocería. “En estos casos es necesario tener más cuidado con grietas y golpes pequeños que pueden facilitar procesos de corrosión en el futuro. El uso de ceras es una de las soluciones para evitar problemas como este en las ciudades costeras”, explica Pacheco. 

2-    Sol, polvo y lluvia ácida: la combinación de polvo y sol puede ser perjudicial dependiendo del origen de la suciedad. Por ejemplo, el humo de los escapes de los camiones o buses más viejos puede contener concentraciones de dióxido de carbono que, además de ser los causantes de la lluvia ácida, pueden contener productos perjudiciales para la pintura, causar fisuras debido al roce entre el polvo de hollín y la superficie del carro. Generalmente, el polvo, dependiendo de su origen, puede causar daños físicos, como grietas, o químicos, como marcas o manchas. 

3-    Radiación: los rayos UV pueden causar daños químicamente irreversibles. Estos rayos liberan radicales libres que dañan la molécula y favorecen la aparición de daños como el agrietamiento del barniz, las deslaminación de la pintura, la foto oxidación o decoloración del color original del vehículo. “Al menor signo de uno de estos daños, es recomendable llevar el vehículo a un taller de carrocería y corregir la pintura en el lugar donde comenzó a degradarse”, recomienda Pacheco.

4-    Daño físico-químico: algunos compuestos químicos, cuando se exponen a la lluvia y al calor, pueden causar daños con el pasar del tiempo. En algunos casos, la temperatura del carro llega a 60°C, lo que acelera el proceso que causa daños al vehículo. La mejor forma de evitar este problema es no dejar acumular sucio en la pintura de su carro, como heces de pájaros, aceites y frutos de árboles, entre otros tipos de suciedades, porque esto puede marcar y dañar la pintura de forma irreversible. Lo ideal es lavar el carro cada una o dos semanas, pero limpiarlo apenas se observe uno de estos tipos de suciedad.

5-    Tener cuidado con los productos de limpieza: algunos productos aparentemente sirven para proteger su vehículo. Sin embargo, debido a sus componentes, muchos de estos productos terminan siendo villanos que dañan la pintura de los vehículos, puesto que en su composición, además de cera, hay componentes que pueden romper la estructura química del barniz y con el efecto de la intemperie, específicamente los rayos UV, pueden degradar la pintura. “Lo ideal es evitar productos de limpieza doméstica, siempre utilizar productos específicos para el carro, dar preferencia a los productos conocidos en el mercado, que cuentan con un organismo certificador que los válida, como por ejemplo, la norma ISO9000”, concluyó Juan Carlos Pacheco.  

A %d blogueros les gusta esto: