Conozca las conclusiones del IV Congreso Nacional De Acreditación Del Sineace

Los peruanos tienen el derecho de acceder a una educación pertinente y de calidad en un contexto de diversidad cultural, en donde los programas de estudios estén en la capacidad de atender a todas las realidades de nuestro país.

Esa fue una de las principales conclusiones del IV Congreso Nacional de Acreditación “Gestión de calidad: Saltando tu propia valla”, que organizó el Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa (Sineace), en donde, además, se precisó que es importante brindar un servicio educativo con equidad, ya que logra la valoración social en los procesos de mejora, afirmando, así, la identidad de las personas y el reconocimiento de la labor que realizan las instituciones.

“Uno de los elementos del derecho de la educación es la pertinencia, entendida como la capacidad de entregar al estudiante una educación de alta calidad en un contexto de diversidad lingüística, demográfica, étnica y social, como es el que se vive en Latinoamérica”, sostuvo la presidenta del Consejo Directivo Ad Hoc del Sineace, Carolina Barrios Valdivia como parte de las reflexiones del encuentro.

Asimismo, resaltó que es fundamental que las instituciones de educación superior desarrollen en sus estudiantes el aprendizaje a través de la investigación, porque permite crear nuevos conocimientos y resolver problemas, con lo cual se va construyendo la ruta para la innovación y el aseguramiento de la calidad en ese nivel educativo.

De otro lado, la titular del Sineace enfatizó que la acreditación es un proceso permanente de transformación institucional en favor de la mejora continua y el aprendizaje en el que participan todos los actores de la comunidad educativa.

“La acreditación es un gran desafío y debe ser la fuente para el planeamiento estratégico de las instituciones para lograr sus propósitos. Así, en la renovación de la acreditación se evaluará cómo se ha ido implementando las acciones de mejora”, agregó.

Finalmente, concluyó que la acreditación genera oportunidades de calidad para todos, en donde la evaluación de la calidad termina siendo un proceso de compromiso a mejorar la educación en beneficio de los estudiantes, que son el centro de todos estos esfuerzos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: