Prevenir las infecciones asociadas a la atención de la salud es tarea de todos

La Organización Panamericana de la Salud señala que 1.4 millones de personas alrededor del mundo sufren complicaciones por Infecciones Asociadas a la Atención en Salud (IAAS)[i] que son adquiridas en establecimientos de salud, centros de diálisis, clínicas comunitarias, entre otros. Las mismas que causan más muertes en conjunto que el cáncer de mama, accidentes de tránsito y el VIH.

Se considera una IAAS a una infección adquirida posterior a 48 horas de ingreso hospitalario o 7 días después del alta médica[ii]. Aproximadamente en EEUU 1 de cada 25 pacientes que ingresan a centros hospitalarios son víctimas de agentes infecciosos, provocando una prolongada estancia hospitalaria con un alto riesgo de adquirir una neumonía, infecciones en el sitio quirúrgico, infecciones gastrointestinales, infecciones del tracto urinario e infecciones del torrente sanguíneo.[iii]

Las IAAS están consideradas entre las principales causas de morbilidad (cantidad de personas que se enferman en un mismo tiempo y lugar determinados) y mortalidad en pacientes hospitalizados.[iv] Las tasas de prevalencia de estas infecciones son más altas en pacientes con mayor riesgo debido a su edad muy corta o avanzada, enfermedad de base, quimioterapia, o por su condición crítica en la que se puede encontrar, entre otros.

Un estudio publicado en 2010 en la revista Infection Control & Hospital Epidemiology mostró que sólo el 40% de los médicos y otros proveedores de atención médica cumplían con las normas de higiene en los hospitales.[v] El contacto físico es la principal vía de transmisión de gérmenes por lo que es importante que tanto pacientes, familiares y personal profesional de atención evite el contacto con cualquier área o persona sin haberse lavado o desinfectado las manos con anterioridad.

Por este motivo la práctica adecuada de higiene de manos evitará que todas las personas que se encuentren dentro de un centro de atención de la salud prevenga de manera individual el contagio de infecciones.

A mediados de 2018, Ecuador se convirtió en el país pionero de Latinoamérica en aplicar la tecnología de cuarta generación mediante luz de xenón pulsada con espectro completo de desinfección UV-C (UVC, que no atraviesa la capa de ozono), xenón, un gas inerte amigable con el medio ambiente. La desinfección UV-C, destruye rápida y efectivamente los gérmenes infecciosos, debido a su alta intensidad y mecanismos de destrucción.

Con el fin de disminuir las tasas de Infecciones Asociadas a la Atención de la Salud en el país, el robot LighStrike de Xenex llega a ser un complemento en la limpieza en los hospitales, permitiendo a la luz UV-C llegar a todos los rincones de los diferentes ambientes hospitalarios, generando ambientes limpios y tecnológicamente desinfectados.

La importancia de la prevención de las Infecciones Asociadas a la Atención de la Salud es un tema que nos compromete a cumplir con el cuidado del paciente. Al convertirnos en parte de un mismo entorno nos vemos obligados a pensar en un bienestar social, por lo tanto, una correcta desinfección de manos, la aplicación de soluciones tecnológica, ayudará a generar ambientes seguros y confiables, que permitirá que los índices de infecciones en hospitales, instituciones y lugares públicos disminuya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: